Tres empleados de Mercadona en huelga se crucifican durante ocho horas

El supermercado Mercadona situado en la Rambla de Poblenou 95, a la altura del Carrer de Pallars, fue el escenario de la crucifixión de tres empleados de Mercadona que comenzaron una huelga indefinida. Les acompañan el resto de trabajadores en huelga y miembros de CNT. Con esta protesta denuncian la precariedad laboral que padecen desde que fueron traídos por Mercadona desde América.

Los empleados instalaron a las diez tres grandes cruces, con tres empleados crucificados, y permanecieron hasta la noche. Se da la circunstancia que los mismos trabajadores ya llevaron a cabo una protesta de este tipo hace diez días. Aquella vez se encadenaron todos durante treinta horas en las dependencias de la Inspección de Trabajo de Barcelona.

Para CNT estas protestas que llevan a cabo los empleados, aparte de la dignidad que manifiestan, evidencian la situación laboral calamitosa que atraviesan desde que fueron traídos por Mercadona desde Latinoamérica. De hecho el sindicato no recuerda en los últimos años una protesta de estas características, lo que da paso a la imaginación de los episodios que tienen que haber vivido en Mercadona para estar dispuestos a protestas tan dramáticas como una crucifixión real en la calle.

La Huelga

Iniciaron la huelga el 23 de marzo por el despido de tres delegados sindicales, todos declarados improcedentes. También exigen el cese del acoso laboral, medidas de seguridad e higiene y el cumplimiento del Art. octavo de la Ley Orgánica de Libertad Sindical sobre la creación de Secciones Sindicales y el pago de la media hora de descanso.

Fuente: Wikinoticias

3 de agosto de 2006